La Iglesia del Santo Sepulcro

 
Cerca del lugar donde fue crucificado Jesús había un huerto y, en el huerto, un sepulcro nuevo en el que nadie había sido enterrado…. Allí, pues, depositaron a Jesús. (Jn.19:41-42)

Pedro y el otro discípulo se fueron rápidamente al sepulcro, salieron corriendo los dos juntos… Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro. Vio y creyó. Y es que hasta entonces, los discípulos no habían entendido la Escritura, según la cual Jesús tenía que resucitar de entre los muertos. (Jn.20:3-4,8-9)

El Gólgota era un lugar de castigo y de ejecución elegido por los romanos. Se encontraba fuera de la Ciudad Santa, no lejos de ella y en uno de los principales caminos que conducen a ella. La crucifixión era la máxima pena de muerte para asesinos, ladrones, rebeldes y revolucionarios. La manera de crucificar era intencionada para prolongar el dolor y el sufrimiento de los condenados. Al final les rompían las rodillas para que el peso del cuerpo caiga sobre el estómago cerrando los canales de respiración haciendo que el condenado muera asfixiado. Jesús ya estaba muerto ....
El ángel dijo a las mujeres: "No está aquí, ha resucitado" (Lc 24,6). Ven y verás con tus propios ojos que la tumba está vacía y creerás como Pedro y Juan. Esta es la esencia de nuestra fe cristiana: la Resurrección. Ha vencido a la muerte con la muerte. Eres el testigo de este milagro que ocurrió una sola vez y que cambió el curso de la historia. Ahora eres parte de esta historia.